Primer año del bebé: comparación con peluche