En MyRetrobox, como ya sabéis, diseñamos y distribuimos cápsulas del tiempo para bebés. Sin duda, un regalo original para bebés de todo el mundo, que llenará de alegría dentro de años a familias, amigos…

Pero en la historia, existen cápsulas del tiempo que pretender dejar poso en la humanidad futura, y que han sido concebidas para durar miles de años y ser abiertas dentro de muchísimas generaciones.

Os hablamos de las 3 más curiosas que hemos encontrado:

El satélite KEO

[line]

KEO, satélite con cápsula del tiempo

Se trata de una cápsula del tiempo encerrada en un satélite artificial, que según las previsiones, será lanzada en 2014 con mensajes de la Tierra. Girará en torno a la Tierra a unos 1.400 km de distancia y caerá de nuevo aquí dentro de aproximadamente 50.000 años. En teoría, la capacidad para albergar mensajes es de 4 páginas por cada uno de los habitantes de la Tierra. También contendrá sangre humana, aire, agua de mar y tierra. El genoma humano será grabado en una de sus caras. Contendrá también imágenes, artículos enciclopédicos etc.

Cripta de la civilización

[line]

La Cripta de la Civilización

La Cripta de la Civilización es una cámara cerrada de forma hermética situada en la Universidad de Oglethorpe, Brookhaven, Georgia. Está diseñada para hacer las veces de cápsula del tiempo y ser abierta en el año 8113. Su ideólogo es Thornwell Jacobs, quien, inspirándose en  las tumbas del antiguo Egipto, concibió este espacio en el que en 1931 encerraron objetos como ligas, abrelatas, martini seco, semillas, hilo dental, un chupete, una máquina de escribir… objetos que hoy pueden parecer vulgares, pero que de ser descubiertos en 8113, seguro serán estudiados con detenimiento

Cápsula del tiempo de la Expo 1970 de Japón

[line]

Cápsula del tiempo de la Expo 1970 de Osaka

Con motivo de la celebración de la Expo 1970 de Osaka, Japón, Panasonic y el diario Mainichi acordaron realizar una cápsula del tiempo. Finalmente se diseñaron y enterraron dos cápsulas idénticas. La más baja deberá seguir enterrada durante 5.000 años, mientras que la superior fue abierta en 2.000 para examinar el contenido, ya que su cometido era el de hacer de “test” para comprobar su estado cada 100 años. Se incluyen, entre otras cosas, un condón de seda, dentaduras postizas, un ojo de cristal, insectos, dinero falsificado…