Parece que fue ayer, pero ya han pasado dos años de aquel maravilloso 29 de agosto de 2015, el día de nuestra boda. ¡El tiempo vuela! Aunque todavía recuerdo la mayor parte de los momentos del día con nitidez, lo cierto es que hay algunos detalles que han comenzado a difuminarse un poco en mi memoria. (Por no hablar de la memoria de Dani, él lleva ya un cacao…) Por suerte, durante el primer año de casados hicimos los deberes y hoy podemos decir que tenemos los recuerdos de la boda guardados a buen recaudo.

Para demostrar que eso de “en casa del herrero, cuchillo (o cuchara?) de palo” no va con nosotros, nos hicimos como auto regalo de boda una de nuestras cápsulas del tiempo para bodas Retrobox Sí Quiero y nos propusimos rellenarla durante el primer año de casados para cerrarla el día de nuestro primer aniversario. Cumplimos la primera parte, y hace un año nuestra caja estaba ya repleta de recuerdos, sin embargo, no llegamos a cerrarla. ¿El culpable? Este post. Nos quedó pendiente fotografiarla y redactar un post enseñándola, y no he sido capaz de sacar tiempo para hacerlo en todo el año. (Juraría que lo había empezado pero ha desaparecido de los borradores…) Así que mi propósito del segundo aniversario de boda no es otro que publicar este artículo y cerrar, por fin, nuestra Retrobox.

Queremos enseñaros en este artículo cómo ha quedado la cápsula del tiempo de nuestra boda una vez personalizada y con todos sus elementos rellenados, así como aprovechar para daros algunos consejos e ideas para rellenar las vuestras desde nuestra humilde experiencia. Siento que las fotos no sean de muy buena calidad, pero he hecho lo que he podido…

Como nosotros nos casamos en 2015 y empezamos a llenar la Retrobox Sí Quiero entonces, veréis que muchos de los elementos corresponden al diseño antiguo, y no al rediseño que hemos hecho en primavera de 2017. Sin embargo, como aún la teníamos sin cerrar hemos aprovechado para coger algún elemento del nuevo diseño, como el diario “Los detalles de nuestro día”. Para evitar confusiones, os dejo aquí el enlace al producto más actualizado:

SABER MÁS DE LA CÁPSULA DEL TIEMPO RETROBOX SÍ QUIERO

El libro de firmas lo pusimos el día de la boda en una mesita junto a la lámina que invitaba a todos los asistentes a participar. Muchos se animaron a firmarlo durante el aperitivo o durante la fiesta posterior, pero por si acaso, durante los postres, cafés y primera copa, que estábamos aún sentados todos en el comedor, aproveché para iniciar una ronda de circulación de mesa en mesa: llevé el libro de firmas a una de las mesas, pedí que firmaran todos y después lo pasaran a la mesa de al lado. La verdad es que creo que es una buena manera de que a nadie se le pase por alto dejar su mensaje y de qué además lo hagan tranquilos y sentados, puesto que a veces, lo vas dejando para más tarde y al final acabas yéndote de la boda sin firmarlo.

Casi todos los invitados nos dejaron su mensaje para el futuro (aunque alguno se nos escapó), pero aún así nos quedaron algunas páginas libres. En esas páginas lo que hemos hecho es pegar todas las notas y dedicatorias que muchos de los invitados nos dieron cuando nos entregaron sus regalos de boda. Al final nos ha quedado un libro de firmas de lo más completo y emotivo. Como veréis, el nuevo diseño de este libro tiene encuadernación tipo libro y está encuadernado en tapa dura, por lo que es mucho más resistente para sobrevivir al día de la boda, pero permite igualmente que peguéis lo que queráis en las hojas que os queden en blanco.

Libro de firmas Retrobox Sí Quiero Retroboda

El álbum de fotos para guardar en la cápsula del tiempo decidimos hacerlo con las fotos no oficiales de la boda. Ya tenemos un álbum grande y precioso con las fotos que nos hizo Inosolo Fotografía durante todo el día y que seguro seguiremos viendo de vez en cuando, por lo que pensamos que, para mayor sorpresa cuando abramos la Retrobox en el futuro, el álbum podíamos hacerlo con fotos que no vayamos a ver durante todos los años que permanezca la cápsula del tiempo cerrada. El día de nuestra boda pusimos una cámara digital de libre disposición entre todos nuestros invitados, para que la fueran cogiendo unos y otros y haciendo todas las fotos que les pareciera. ¡Fue todo un éxito! Salieron fotos buenísimas, y lo mejor fue que al día siguiente de la boda, cuando estás deseando que te llegue cualquier tipo de imagen para revivir el día anterior, pudimos ver un montón de fotos. Otras ideas originales para bodas son poner cámaras desechables o una cámara instantánea tipo Polaroid para que los invitados las peguen en el álbum al momento, pero a nosotros nos pareció más sencillo, práctico y económico optar por una cámara digital compacta.

Álbum de fotos Retrobox Sí Quiero Retroboda

Aunque el año pasado rellenamos las fichas de detalles de la boda que incluía entonces la Retrobox Sí Quiero no he podido evitar coger el nuevo diario de boda que hemos incluido este año como novedad. He tenido que hacer un poco de memoria para que quedara lo más completo posible, pero ha quedado de lujo. Ahí dentro están reflejados todos los detalles de nuestro día y de los preparativos, así como algunas de las cosas que no nos gustaría olvidar. También hemos aprovechado a pegar en los huecos reservados algunas de las fotos que regaló en formato polaroid nuestra fotógrafa.

Diario de boda Retrobox Sí Quiero Retroboda

La cronología que resume nuestra historia desde que nos conocimos hasta el día de nuestra boda quedó muy maja también. Al principio abruma un poco pensar en cómo rellenarla, así que os dejo aquí el paso a paso de cómo la rellené yo, por si os sirve de ayuda:

  1. Apunté en un papel todos los hitos de nuestra relación que se me fueron ocurriendo desde que nos conocimos hasta el día de la boda.
  2. Los pasé a limpio, ordenándolos cronológicamente y los numeré.
  3. Tras echar un vistazo a las pegatinas circulares para la cronología, asigné una pegatina a cada uno de los hitos.
  4. A mi me salieron 18 hitos, por tanto son 17 los huecos que quedan entre hito e hito. Por esto, dividí la longitud de la línea del tríptico (56 cm.) entre 17 huecos, y me dió que tenía que colocar las pegatinas cada 3,3 cm.
  5. Dibujé pequeñas marcas a lápiz sobre la línea cada 3,3 cm. y coloqué la pegatina correspondiente a cada hito sobre las marcas.
  6. Por último, fui dibujando líneas a partir de cada pegatina y escribiendo fechas y textos sobre cada uno de los hitos.

Cronología historia Retrobox Sí Quiero Retroboda

Las cartas secretas es lo último que hemos rellenado, ya que lo hemos hecho esta misma mañana. No encontrábamos el momento de sentarnos, pero esta mañana cuando he llegado a la ofi me ha sorprendido Dani con que había rellenado la suya. Así que hace un ratito me he puesto manos a la obra con la mía y ya está lista también. ¡Qué intriga por saber qué pondrá dentro!

El día de la boda nuestra amiga María repartió bolsitas con arroz hechas por ella misma entre los invitados y nos guardó un par a nosotros, que hemos guardado dentro de la Retrobox. ¡Gracias! Además, queríamos que nuestra Retrobox fuera un regalo de boda para los cinco sentidos. Por esto, hemos guardado dentro una muestra de la colonia que llevábamos ese día. De la mía no hemos encontrado muestra a tiempo, pero si consigo una la guardaré junto a la caja. ¡Espero que aguante el olor durante todos estos años!

Además de todo lo que os hemos contado, hemos guardado dentro de la Retrobox otros recuerdos: una invitación, los menús a partir de los que elegimos el nuestro, una minuta, las votaciones que hicimos con nuestros padres el día que fuimos a probar el menú, algunas facturas, un número de mesa, el programa de la ceremonia, las ilustraciones de los kits de emergencia de los baños, alguna postal… Ahora aún lo tenemos todo reciente, pero seguro que nos hace mucha ilusión y nos resulta curioso volverlo a ver en el futuro.

Cápsula del tiempo Retrobox Sí Quiero Retroboda

La Retrobox Sí Quiero de nuestra boda ya está sellada y escondida en un lugar seguro. La fecha que hemos elegido para abrirla es el 29/08/2040 el día de nuestras bodas de plata. ¡Qué vértigo me da pensarlo! Dudábamos si abrirla ese día o el día del décimo aniversario. Pero dado que estos dos años han pasado volando, esperar otros 8 me parece poco. Creo que cuando la encontremos en el futuro será un auto regalo de boda perfecto, enviado directamente desde pasado, así como un regalo de bodas de plata de lo más entrañable. Me gustaría poder vernos por una ventanita abriéndola en el futuro, aunque espero que estos años pasen despacito y se nos haga eterna la espera ;) ¡Os informaremos desde el futuro!